Lisandro Alvarado

El traductor

Por María José Gimenez


LISANDRO ALVARADO (EL TOCUYO, VENEZUELA, 19 de septiembre de 1858 – VALENCIA, VENEZUELA, 10 de abril de 1929)

Hombre de letras, lingüista, historiador, científico, antropólogo y etnógrafo, Lisandro Alvarado fue uno de los grandes sabios venezolanos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Su educación transcurrió entre 1871 y 1884, con una introducción temprana en primaria a los clásicos y al latín. Obtuvo el título de Bachiller en Filosofía en el estado Trujillo. Aunque se vio obligado a interrumpir sus estudios para trabajar, en 1884 logró culminar la carrera en medicina, la cual combinó con estudios varios en Derecho Romano y Canónico, Matemáticas, Ciencias Naturales, Historia, e idiomas que van desde los clásicos y modernos (francés, inglés, alemán, italiano) hasta los indígenas.[1]

La intensa época de transformación moral e intelectual en la que vivió estuvo marcada en lo político por la influencia del gobierno de Antonio Guzmán Blanco, en lo intelectual e ideológico por las enseñanzas de sus maestros positivistas (Adolfo Ernst y Rafael Villavicencio) y, posteriormente, por su contacto con el pensamiento neoclásico de Cecilio Acosta y José Martí, que lo impulsarían hacia una nueva perspectiva con respecto a la ciencia y el saber.[2] Sus orígenes humildes y la violencia de los conflictos sociales y políticos de la época en que vivió forjaron a un hombre de honradez e integridad constantes que manifestaría su protesta contra el régimen dictatorial de manera pasiva desde los círculos literarios y grupos de resistencia más abierta en los que se desenvolvió.[3]

Trabajó como médico en el interior del país, donde inició su trabajo de dedicada y metódica investigación de la riqueza natural, vegetal y animal, y de las variadas costumbres populares y culturales del país. La publicación de sus obras completas en ocho volúmenes, que incluye ensayos, memorias, artículos y discursos, se inició en 1958, además de manuscritos inéditos actualmente archivados en la Academia Nacional de la Historia de Venezuela.

Fue individuo de número en las Academias de la Lengua, de Medicina y de la Historia de Venezuela. Publicó estudios y tratados como Glosario de voces indígenas de Venezuela (1921), Alteraciones fonéticas del español en Venezuela (1922) y Glosario del bajo español en Venezuela (1929). Entre sus traducciones se cuentan De la Naturaleza de las Cosas, versión española del tratado en latín Rerum Natura, de Lucrecio, así como Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, de Alejandro de Humboldt, del francés, de la cual logró terminar los primeros siete tomos. Los traductores Eduardo Röhl y José Nucete-Sardi concluyeron su trabajo para incluir los dos tomos restantes de los nueve originales que se referían a Venezuela y a la parte septentrional de América del Sur y que fueron condensados en los cinco tomos de la edición venezolana.[4]

Falleció en Valencia, Estado Carabobo, el 10 de abril de 1929, pero la presencia de este dedicado labrador del conocimiento persiste en las memorias del saber venezolano por su contribución incalculable a la ciencia, a la lengua castellana y a las letras.


[1] Rodríguez Ortiz, Oscar. 13 Nov. 2006. “Lisandro Alvarado”. 2 Oct. 2007. http://www.ivic.ve/memoria/bios/alvarado_lisandro.htm

[2] “Sobre el sabio Lisandro Alvarado”. 27 Sept. 2007. Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado”. 2 Oct. 2007. http://pegasus.ucla.edu.ve/varios/cdcht/Lisandro_Alvarado/LisandroAlvarado.htm.

[3] Dunham, Lowell. “The Strange Case of Lisandro Alvarado”. Hispania 40.4 (Dec., 1957): 425-429. JSTOR. Concordia University Libraries. 1 Oct. 2007 http://www.jstor.org.

[4] Humboldt, Alejandro de. Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente. Tomo I. Traducción de Lisandro Alvarado. Caracas: Monte Ávila Editores, 1985. pp. vii-viii.